Es muy común que al registrarnos en algún sitio web, al instalar una aplicación o simplemente al recibir un sms proveniente de una entidad “confiable” aceptemos los términos y condiciones de estas sin antes haber leído las políticas de privacidad. 

Te presento a bongo, el servicio que se presenta con la frase:

¡Él tiene la increíble capacidad de encontrar la información personal sobre cualquier persona, en cualquier lugar! Y por supuesto él puede contestar a cualquier pregunta que le hagas – curiosidades, el tiempo, el próximo metro, tus deberes… ¡Todo!

 

El famoso Bongo, es un servicio de mensajería sms que está disponible para personas de cualquier edad. Aunque en su servicio indica que si eres menor de edad preguntes al titular de la cuenta, proporcionándote un número telefónico. Es claro que esta regla casi nunca la respetamos.

¿Cómo funciona?

 

 

Lo único que tienes que hacer es enviar una pregunta con NOMBRE COMPLETO y CIUDAD al número que te indican, con un costo de $15 mxn por mensaje mas iva.

Bongo indica que no se limita a recoger y conservar información personal como: Nombre, dirección, detalles de contacto, ocupación, entre otros.

Toda esta recopilación de información se obtiene por formularios rellenados, entrevistas, tarjetas de presentación, conversaciones telefónicas y de “un tercero” porque simplemente muchos sitios web no respetan la privacidad de la información. Es decir, cualquier registro de internet que tengas, este servicio lo obtendrá. También dice que puede utilizar tercero para analizar el tráfico en el sitio web, lo que implica el uso de cookies.

¿Y qué le hacen a la información personal?

Pues, la protección de tus datos no está del todo completa. Su declaración de protección de datos cumple con los principios de Privacy Act 1988, que regula la manera en que se gestiona la información personal… Pero de Australia. Estos principios se aplican a las agencias del gobierno y territorio australiano, organizaciones y pequeñas empresas que brindan un servicio de salud y sí, tienes derecho a saber en qué se está usando tu información, pero solo como ciudadano australiano. 

Sobre la divulgación: 

“Podemos divulgar la información personal que recogemos a las personas jurídicas relacionadas así como estas se definen en el Corporations Act 2001 (Cth).”

La política de privacidad puede ser modificada a conformidad de la empresa con los términos y condiciones que… no se encuentran disponibles.

http://askbongo.com/home/?#terms-and-conditions

 

Conclusión:

Es claro que muchos sitios en internet recogen información personal exacta o falsificada según lo que nosotros hayamos indicado. Pero también, es necesario saber cómo y para qué usarán todo lo proveemos a estas empresas; pues podríamos ser víctimas de fraude cibernético, secuestros e incluso acoso si la información llega a un tercero malintencionado que pueda lucrar con todo esto. 

Fomentemos la cultura de la seguridad de la información en menores de edad y a los usuarios en general, para evitar situaciones de riesgo por acciones que simplificamos como estas, un simple mensaje de texto.

Deja un comentario