Para comenzar este post, aclaremos inicialmente qué es la biometría. 

Según SearchDataCenter:

Biometría es la ciencia y la tecnología dedicada a medir y analizar datos biológicos. En el terreno de la tecnología de la información, la biometría hace referencia a las tecnologías que miden y analizan las características del cuerpo humano, como el ADN, las huellas dactilares, la retina y el iris de los ojos, los patrones faciales o de la voz y las medidas de las manos a efectos de autenticación de identidades.

 

Ahora bien, tenemos entonces que la biometría tiene dos puntos fuertes de análisis: 

 

Rasgos biológicos
Rasgos conductuales

 

 

 

 

 

 

 

 

Los rasgos biológicos usados son el rostro, ojos, huellas dactilares, voz y expresiones faciales.
Los rasgos conductuales se refieren a la manera en que una persona se desarrolla dentro de su entorno, en biometría son los patrones más recurrentes de hábitos y costumbres de un ser humano; desde el cómo camina hasta que acostumbra comprar.

El conjunto de estos datos se denomina identidad biométrica y nos sirve para identificarnos en sistemas automáticos e inteligentes para realizar actividades de la vida real, facilitándonos la administración de nuestro tiempo.

 

 

Perfil en la red

 

El reconocimiento facial consiste en la identificación y verificación de una persona basándose en sus características fisiológicas, todo esto, mediante algoritmos inteligentes. También es utilizada en aeropuertos y en algunos países en sistemas de vigilancia ciudadana como el proyecto Skynet en China.

 

 

Sistema de cámaras con reconocimiento facial, China.

 

En la actualidad se utilizan sistemas de reconocimiento facial para realizar:

 

  • Pagos online
  • Control de acceso
  • Desbloqueo de dispositivos
  • Identificar suplantaciones

 

Es importante resaltar que el correcto uso de estas herramientas nos reducen el tiempo a la hora de realizar cualquier actividad, así como también podría resultar contraproducente.

 

 

En algunos casos estos sistemas pueden ser vulnerados como en el caso de la reproducción de modelos faciales con objetivos mal intencionados.

 

 

Cuando hablamos de nuestras huellas dactilares pensamos en cosas como nuestra segunda firma al ser única e irremplazable por cada ser humano. La usamos para verificarnos en ciertas entidades como en nuestro trabajo y también para desbloquear nuestro celular, hay tipos de lectores:

 

  • Óptico digital
  • Digital capacitivo
  • Digital ultrasónico

 

 

Siendo este último el más popular actualmente, de esta forma el tomar muestras de nuestras huellas es mediante un emisor y receptor ultrasónico para crear un modelo tridimensional de estas. En comparación con los sensores clásicos de esta manera es más sencillo extraer más información.

Así, hablamos de las vulnerabilidades sencillas como el caso en el que un hacker (Jan Krissler) que con solo unas fotografías digitales publicadas en los medios logró copiar la huella dactilar de la ministra de Defensa de Alemania, Ursula Von de Leyen.

 

 

Así, hablamos de las vulnerabilidades sencillas como el caso en el que un hacker (Jan Krissler) que con solo unas fotografías digitales publicadas en los medios logró copiar la huella dactilar de la ministra de Defensa de Alemania, Ursula Von de Leyen.

 

 

Es importante adoptar la cultura del buen uso de la tecnología y sistemas inteligentes, pues son una gran herramienta y nos encaminan a la simplicidad de las cosas. Así, podemos evitar errores que pueden poner en riesgo nuestra información tan personal como lo es nuestra identidad biométrica.

 

 

 

 

 

Deja un comentario